Miercoles 19 de Junio de 2024







 19/11/2023 - POLITICA
Quién es Sergio Massa: un recorrido por más de 30 años ligados a la política

El candidato de Unión por la Patria inició su militancia muy joven. De San Martín, en el corazón del conurbano bonaerense, a competir por la Presidencia de la Nación. Los cargos públicos que marcaron su carrera y los aspectos clave de su vida privada


Cada político modela con sus actos su futuro, pero también su pasado. Y Sergio Massa (51), que este domingo compite por la Presidencia de la Nación después de tres décadas de vida pública, encontró un hecho fundacional que describe su vida como proyecto de poder. “A los 6 años, sentado en el banco del colegio con un vecino mío, un compañero que sigo viendo, la maestra nos preguntó qué queríamos ser: él contestó bombero y yo, presidente”. Más allá del verosímil, en esa cita que Massa contó en un acto de campaña, se puede anclar el inicio de una vida que se entiende y se explica por la política y el poder.


Sergio Massa también es el resultado de dos contextos que se superponen: una Argentina democrática, desprovista de los traumas de la última dictadura militar, y un producto del conurbano bonaerense, donde el peronismo es además de un partido político, una cultura.




El primero de dos hijos -tiene una hermana que mantiene un perfil muy bajo- de Alfonso Massa y Lucía Cherti, dos inmigrantes italianos que se vinieron a vivir a la Argentina y que se conocieron acá y se establecieron en el partido bonaerense de San Martín. La mamá de Trieste, del norte, y el padre siciliano, del sur, que se dedicó a la construcción y formó una pyme familiar.


Massa nació el 28 de abril de 1972 y cursó sus estudios en el Colegio Agustiniano, donde cursaban sus estudios las clases medias y medias altas de esa zona del oeste del Conurbano. Después de terminar la secundaria, trabajó en la empresa de su padre y fue coordinador de viajes de egresados, según contó en varias entrevistas.


Pero desde la primera juventud mostró un especial interés en la política y se sumó a una ola novedosa que en 1994 parecía venir a modernizar el peronismo. Eran épocas en las que los liberales de entonces, liderados por el ingeniero Álvaro Alsogaray, eran una tercera fuerza que aspiraba a competir con chances de éxito no sólo en el ámbito nacional, sino también en la provincia de Buenos Aires, un territorio que todavía estaba en disputa. Es que la UCR, con Alejandro Armendáriz, ganó en 1983, pero desde 1987 volvió al PJ: gobernó Antonio Cafiero y luego, Eduardo Duhalde, una figura clave para la historia personal de Massa.


La biografía política indica que Massa trabajó entre 1994 y 1998 en un espacio que tenía como dirigentes principales a Jorge Aguado y Alberto Albamonte, entre otros. Un proceso de iniciación que terminó cuando se vinculó con Luis Barrionuevo y Graciela Camaño, entonces un matrimonio de enorme poder en el peronismo y con relaciones con Carlos Menem y Eduardo Duhalde. El propio Massa le contó a este cronista que fue la actual diputada quien lo afilió al PJ.


En esos primeros años del PJ bonaerense Massa se relacionó con otro matrimonio que será también clave para su proyección política pero más aún para su vida personal. Fernando Galmarini y Marcela Durrieu se atraviesan en su vida y en ese contacto es que conoce a una de las hijas de ambos, Malena, con quien se terminó casando en el 2001. Pero hay que dar un paso atrás, porque entre el final de la experiencia de la UCeDé y el primer peronismo, Massa trabajó en los equipos de Ramón “Palito” Ortega, junto a otro dirigente que años después estaría en la primera línea: Horacio Rodríguez Larreta. Fracasado el proyecto Duhalde-Ortega y ante al ascenso de la Alianza con Fernando De la Rúa-Carlos “Chacho” Álvarez, fue electo diputado provincial, en 1999.


Con la implosión aliancista del 19 y 20 de diciembre de 2001, Massa tuvo una oportunidad inmejorable para salir del anonimato, sobresalir de la medianía oceánica del peronismo bonaerense. Por recomendación de su suegro, Duhalde lo nombra en la ANSeS, un organismo con un presupuesto inmenso y potencial para estar en la primera plana de los diarios, las radios y la televisión. Y no la desaprovechó. Fueron épocas en las que el gobierno peronista que asumió después de la última presidencia radical anunciaba aumentos para jubilados y pensionados, después de una década de congelamiento de haberes.


Massa contó que se “recibió” de político el día que tuvo que organizar con la ANSeS el pago de millones de jubilaciones y pensiones por fuera del circuito bancario, que estaba cerrado por los coletazos del corralito y el corralón que atraparon los depósitos, tras el crack inevitable y estruendoso de la Convertibilidad. Tuvo que pagar hasta en calesitas y clubes de fútbol, recordó. El éxito de esa experiencia le dio prestigio dentro del organismo y una visibilidad estelar.


Continuó con ese estilo de gestión y exposición. Iba con una computadora y dos colaboradores a los canales de televisión y las radios y contestaba en vivo preguntas vinculadas a los trámites previsionales. Sobre todo en la primera mañana.


La Argentina kirchnerista


                      


Así como Néstor Kirchner decidió incorporar como compañero de fórmula a Daniel Scioli y ratificar a Roberto Lavagna en el Ministerio de Economía, al llegar a la Casa Rosada decidió extenderle un voto de confianza a Massa para que continuara en el organismo. Desde el 25 de Mayo de 2003, Massa encontró en el santacruceño una nueva oportunidad para continuar con un camino hacia las primeras ligas del poder.


Mientras tanto, el dirigente cultivó desde esa época un vínculo con dirigentes de otras fuerzas políticas argentinas y también se interesó en relacionarse con el establishment político de Estados Unidos, tanto con demócratas como con republicanos. Más allá que en 2005 fue candidato a diputado, se quedó en la ANSeS, hasta que en 2007 y pese a que Néstor Kirchner le pidió que se mantuviera a disposición de Cristina Kirchner, quien iba a asumir la Presidencia, decidió competir en elecciones como intendente de Tigre.


En 2008, y en medio de una crisis gravísima tras el conflicto por la resolución 125, Cristina Kirchner lo designó jefe de Gabinete, un cargo que ejerció durante poco más de un año, para luego regresar a la intendencia de Tigre. En 2011 consiguió la reelección y empezó a mostrar disidencias públicas con el rumbo del gobierno. Ya había fallecido Néstor Kirchner y el oficialismo nacional se cerró y endureció frente a la oposición creciente de un sector del peronismo, la UCR y el PRO de Mauricio Macri.


A partir del 2013, Massa rompió con el kirchnerismo, creó el Frente Renovador con bases peronistas, pero también sectores independientes y de otros partidos. Encabeza la lista de diputados nacionales y le gana al Frente para la Victoria. De esa época es el famoso meme de la botella que en cada instancia política decisiva reaparece. También es de esa época su involucramiento con la política del club de fútbol Tigre, el equipo del que fue directivo y del que es hincha. Y también es el momento en que se termina de recibir de abogado en la Universidad de Belgrano.


En 2015, en un acuerdo con el cordobés José Manuel De la Sota compite por primera vez por la Presidencia de la Nación. Primero en primarias con el gobernador mediterráneo y luego en las generales, donde queda en tercer lugar, pero con más del 20% de los votos, que lo ubican en la primera línea del poder político de la Argentina. En ese momento se expresa en contra de Daniel Scioli, pero evita apoyar a Mauricio Macri, quien termina siendo electo.


En 2016, el entonces presidente mantiene una buena relación política y juntos viajan a la Cumbre de Davos, donde se reúne el poder político y económico global. Pero esa incipiente sintonía termina estallando por desacuerdos profundos que lo ponen a ambos frente a frente. Es una pelea que sigue y se expresa en la actualidad más que nunca.


Año siguiente compite como candidato a senador y sufre el peor traspié electoral de toda su carrera. Apenas obtiene el 11% de los votos, en una elección que se polarizó entre Cambiemos y Cristina Kirchner, que compitió con Unidad Ciudadana, mientras que Florencio Randazzo quedó en cuarto lugar con el sello oficial del PJ.


Pero después de esa experiencia, en 2019, Massa decide enfrentar a Macri en un acuerdo electoral que tiene a Alberto Fernández y Cristina Kirchner como candidatos a presidente y vicepresidente y a él como cabeza de la lista de Diputados por la provincia de Buenos Aires. Como parte de ese entendimiento, que dio origen a la nueva marca, el Frente de Todos, el líder del Frente Renovador mantiene su individualidad y participa del gobierno en áreas relevantes, como Transporte y Comunicaciones.


Con la derrota estrepitosa de Macri en 2019, asume la Presidencia de la Cámara baja y desde allí establece acuerdos políticos que le permiten aprobar diversas iniciativas, incluso cuando el FdT se rompió por el rechazo al acuerdo con el Fondo Monetario que firmaron Alberto Fernández y el entonces ministro de Economía, Martín Guzmán.


Ya en 2022, y en medio de una crisis que comprometía la estabilidad y la propia supervivencia de la administración -con CFK ya corrida de manera definitiva- Massa fue convocado por Alberto Fernández para asumir el Ministerio de Economía. Asumió el cargo, reordenó las áreas y las principales palancas de la gestión y enfrentó los coletazos de la post pandemia de COVID, las consecuencias de un acuerdo con el FMI, el impacto de la guerra de Rusia en Ucrania -que provocó un salto inflacionario internacional por el encarecimiento de la energía- y una sequía que no registra antecedentes en 100 años.


Este año y en medio de tironeos e internas -hasta el anuncio de una fórmula que finalmente quedó desactivada- las distintas líneas y estructuras políticas del oficialismo lo validaron como el candidato a presidente. Encabezó junto a Agustín Rossi como vice la fórmula de Unión por la Patria. En las PASO terminó tercero como coalición y segundo en términos individuales. En las elecciones generales ganó con una diferencia de casi 7 puntos. Este domingo le tocará definir ante Javier Milei. Será el segundo intento ante alguien que es, en muchos sentidos, su contracara, por ideas, historia y objetivos.


Será el momento en que se defina si aquel chico de 6 años consigue su sueño.














PINAMAR24 EN FACEBOOK


© 2022 - PINAMAR 24
PROPIETARIO: DIEGO ANDRES URIBE
DIRECTOR GENERAL: DIEGO ANDRES URIBE
FECHA 19/06/2024 EDICIÓN: NÚMERO
DOMICILIO LEGAL: JASON 429 PINAMAR
REGISTRO DNDA EN TRÁMITE